viernes, 20 de junio de 2014

Piel atopica y verano, tratamiento

Una vez más, con la llegada del verano, el  inestable equilibro de la delicada piel atópica de mis hijos  se ha roto. Los síntomas, como otras veces, son unos eccemas más o menos intensos principalmente en la cara, cara interior de los brazos y rodillas e ingles. No sé si es un brote de atópia o alergia al sol, pero el caso es que con el comienzo del calor, el sudor  y  los juegos al sol, su piel está toda hinchada, caliente y llena de granos y  "lineas" rojas.

Todo empezó con una  irritación en la mejilla ante la cual opte por limpiar con agua y jabón  e  hidratar con la crema de lavanda casera (que tan bien les ha funcionado en veces anteriores) a la vuelta del cole, cuando no iban a estar más al sol,  e hidratar otra vez antes de dormir. En paralelo, se pusieron una gorra  y, muy a mi pesar, protector solar para pieles atópicas de PF +30  para protejerles la piel a la hora del recreo y que así pudieran jugar un partido con los demás. 



No funcionó. Así que aproveche un día sin cole, para hacer actividades dentro de casa  en las horas centrales del día y reducir así la exposición solar,  para que bebieran mucha agua, comieran fruta  e  hidratarles con más crema casera.  Tampoco funcionó. De echo, para mi sorpresa, el eccema en lugar de remitir fue aumentando en extensión e intensidad.

Ante esta situación, decidí hacer el tratamiento de choque que os describo a continuación y que parece que SI ha funcionado, el eccema está remitiendo (incluso en  las piernas ha desaparecido),  la piel ya no esta tan hinchada y caliente y los niños pueden salir a jugar al aire libre.

1 - Baño de 10-15 min. en agua tibia (no caliente) en la que se disuelven un par de cucharadas de bicarbonato.
2 - Enjuagado principalmente en los pliegues de la piel (axilas, ingles, rodillas, etc) con jabón de avena, transformado en jabón liquido al que añadí 2 cucharadas de miel ecológica.
3 - Secar el cuerpo sin frotar, dando ligeros toquecitos e inmediatamente aplicar GEL DE ALOE VERA


COMO HACER  GEL DE ALOE VERA

INGREDIENTES
  •   9 cucharadas de pulpa de aloe vera
  •   3 cucharadas de aceite (1 cuch. de ac. de germen de trigo ecológico y 2 de aceite de oliva virgen ecológico macerado en pétalos de caléndula) 
  •   5 gotas de aceite esencial de limón (se puede sustituir por una cucharada de zumo de limón)
ELABORACIÓN

A- Se corta una penca grande de las de fuera de la planta de aloe vera*.  Se corta una de las de fuera, para no afectar al crecimiento de la planta y que así podamos ir cosechando nuestras pencas siempre que lo necesitemos. 

*Si no tenéis la planta, creo que en algunos herbolarios se puede comprar la penca (hoja). Desde aquí os animamos a que tengáis una en casa puesto que es una planta con muchisimas aplicaciones medicinales y cosméticas y, además, es muy fácil de cuidar, muy resistente y casi no necesita agua. Con poner una en un baño con ventana (pero no directamente bajo el sol), la propia humedad de las duchas es todo lo que necesita. 

B- Con un cuchillo afilado se corta una fina hebra en los laterales de la hoja, donde están las "espinas". Se pone dentro de un vaso o bol, en vertical, para que drene un liquido amarillo que se encuentra entre la piel externa y la pulpa, que no nos interesa puesto que es irritante. Se deja así unos 15 minutos.

C- A continuación, con el cuchillo se corta la parte de arriba y abajo y se parte la hoja en dos mitades de manera transversal. Y se saca la pulpa que hay en el interior.

D- En el recipiente de la batidora se mezclan los ingredientes, se bate hasta que quede un liquido homogéneo, blanco y con un poco de espuma.

E - Se vierte este liquido en un bote de cristal, que previamente ha sido esterilizado hirviendolo 10 min en agua,  y se guarda en la nevera. Esta mezcla debería aguantar en buenas condiciones un par de semanas.


Es muy importante en todo el proceso beber mucha agua y/o tomar muchas fruta para mantener el cuerpo hidratado desde dentro.  Las exposiciones directas al sol han de ser intermitentes, no en las horas centrales del día, e irlas aumentando en tiempo progresivamente.

jueves, 3 de abril de 2014

Mascarilla casera de té contra el acné

 


Esta mascarilla se elabora con ingredientes que habitualmente tenemos en la cocina de casa y es muy facil de hacer. Con ella  pretende limpiar la suciedad de la piel y absorber los residuos que se acumulan en los poros gracias a la acción de la harina de avena; tratando  el tejido con un potente bactericida y antibiótico, como es el ajo, que ayuda a que los granos no se infecten y maduren con más celeridad.
Finalmente, las propiedades antioxidantes combinadas del  te  y el ajo ayudan a la piel a regenerase y mantenerse joven.



INGREDIENTES:

- 1 Cucharada de hojas de té (preferiblemente té blanco)
- 2 dientes de ajo
- 1 cucharada de harina de avena
- 1 taza de agua



ELABORACIÓN:
1- Se hierven los dientes de ajo un poco machacados en una taza de agua (preferiblemente agua destilada o filtrada).
2- Se retiran los dientes de ajo con un colador y en esa misma agua de cocción, se prepara una infusión con la cucharada de hojas de té. Se deja reposar la mezcla ente 5-10 minutos.
3- Transcurrido este tiempo, se cuela la infusión y se vierte sobre ella la cucharada de harina de avena.
4- Se amasa con las manos hasta lograr una pasta consistente y homogénea.
5- Se aplica sobre la piel y se deja secar.
6- Una vez seco, se retira lavando con agua del grifo.



jueves, 27 de marzo de 2014

Activista cosmético


El otro dia vi un video que me dio mucho que pensar. Una niña de 13 años (Mckena Pope)  viendo como la industria jugetera, con su sexismo y sus jugetes rosas "para chicas", destrozaban los sueños de su hermano pequeño por ser chef, decidió no quedarse parada y hacer algo al respecto.  Se propuso lograr que se hicieran cocinitas de jugetes unisex en las que en la publicidad se vieran chicos jugar, para que de este modo su hermano sintiera que SI era perfectamente normal que él, sindo un chico, quisiera jugar a cocinar.


             


Si darse  cuenta, la pequeña Mckena se convirtió en una activista. Y, lo mejor, logró su propósito.

Según ella misma dice en el  vídeo: "You can make that chage. You can make what you belive in and turn it into a cause and change it"  ("Tu puedes cambiar las cosas. Puedes coger aquello en lo que crees, convertirlo en una causa y cambiarlo")

Nosotros desde este blog creemos que  otra cosmética es posible; pretendemos alentar un estilo de vida más saludable, simple y natural. Pretendemos aportar recetas para producir en casa cosméticos y productos de limpieza naturales, elaborados con materias primas sostenibles en lo posible locales y  justas (social y económicamente). Pretendemos dejar de exponernos a tóxicos,  reducir al máximo la producción de residuos,  minimizar la loca logística mundial  de productos y materias primas,  aportar nuestro granito de arena en la reducción de consumos y contaminación del planeta; y de esto modo, ayudar a cambiar las cosas.

Siguiendo esta misma linea de pensamiento hemos encontrado un movimiento llamado "SLOW COSMETIQUE".

¿Qué es la Slow Cosmetique? Es un movimiento cuyo objetivo es promover  un consumo se productos cosméticos sanos, naturales y razonables a través de unos principios éticos y ecológicos.

Según dice su fundadora, Julien Kaibeck: "El impacto ecológico y psicológico de la estética actual, es muy pesado para el planeta, nuestra cartera y nuestro estado de ánimo. Otra estética es posible"

Para lograr este cambio, ellos trabajan desde cuatro pilares.
- Cosmética  más inteligente
- Cosmética  más razonable
- Cosmética  más ecológica
- Cosmética  más respetuosa



Desde aquí, nos unimos a su movimiento  y trataremos de colaborar en el intercambio de conocimientos e información.


Para más información sobre la "Slow Cosmetique":
http://www.slow-cosmetique.org
https://www.facebook.com/Slowcosmetique.Espana

viernes, 21 de marzo de 2014

La gran mentira del jabón sin sosa


Este fin de semana tuve la suerte de salir a hacer turismo rural.  Estaba en una tienda en la que vendían,entre otras cosas, productos cosméticos naturales y una clienta quiso más información sobre ellos puesto que, según comento,  alguien de su familia tenia problemas de piel.  Comienzan a hablar del tema cuando oigo a  la dependienta decir que ellos vendían un jabón "muy bueno para la piel" que NO esta hecho con sosa, que se lo traían específicamente de Italia y que esa era la diferencia entre este jabón y los que habitualmente encontramos.

Ante esta afirmación tan rotunda y dada mi sorpresa,  decidí coger el producto y echar un vistazo a la lista de ingredientes (INCI) del jabón a ver de qué estaba compuesto y leo: sodium olivate, sodium palmate, aceites esenciales, etc.

Es decir, que el jabón SI estaba elaborado con sosa (hidróxido de sodio). ¿Como lo sé? Bien, pues por que si en la etiqueta pone "sodium olivate" quiere decir que es un jabón elaborado a base de aceite de oliva y hidróxido de sodio. Si pone "sodium palmate o sodium palm kernalte" es un jabón elaborado a base de  aceite de palma e hidróxido de sodio.  Si pone "sodium cocoate" es un jabón elaborado  a base de aceite de coco e hidróxido de sodio. Y así sucesiva mente

Esto no quiere decir que la dependiente estuviera tratando de engañar a la clienta, simplemente es un problema, o al menos quiero pensar, de desconocimiento.

Bien,  para ponernos en antecedentes hemos de saber que TODO el jabón  se consigue al mezclar una grasa (aceite o manteca) con agua y una sal (que bien puede ser hidróxido de  sodio (NaOH) o hidróxido de potasio (KOH)). Estos tres elementos, si se mezclan en las proporciones adecuadas, dan lugar a un tercer compuesto, el jabón, que no es ni agua, ni grasa, ni sal. A este proceso se le llama saponificación. 

Es decir, igual que tenemos claro que un jabón  no es  "aceite de oliva"; ocurre igual con la sosa y/o el agua. Esto es, un jabón es "sodium olivate", lo cual significa que es aceite de oliva saponificado y que en el no queda rastro de la sosa que originariamente se utilizó para hacer la saponificación por lo no hay riesgo de que nos haga daño.

Sé que existe en la mente colectiva una especie de pánico a los jabones de sosa, puesto que nos recuerdan a los jabones de limpieza que hacían las abuelas en los pueblos y que  dejaban, al que lo usara, las manos rojas e irritadas como consecuencia de la sosa. 

La diferencia entre estos jabones y los jabones  artesanos naturales (como los que mostramos en este blog por ejemplo) es que en el jabón de la abuela era habitual hacer una mezcla con una proporción de  1 kg de grasas/500 gr de sosa y en los naturales-artesanos ponemos una proporción de 1kg de grasas/134gr de sosa.  Como se puede ver, la diferencia es muy grande y es la que asegura una correcta saponificación y, con ello, la "desaparición" (o más bien transformación) de la sosa.

¿Como podemos saber si todavía queda sosa en el jabón? Pues lo tendrá si no se ha dejado curar el tiempo suficiente, si tiene un polvillo blanco o si tiene dentro burbujas con un líquido dentro. En estos casos, es problable que el jabón sea, cuando menos, irritante.

Pero, para vuestra tranquilidad, lo jabónes que se venden en la tiendas y que han pasado los controles de sanidad no tienen estos peligros.  Otra cosa es que no sean jabones de verdad, sino detergentes. Pero esa es otra historia.

En resumen, que cuando nos digan que un jabón no esta hecho de sosa, en principio dudemos de tal afirmación. Leamos la lista de ingredientes (INCI) y si pone "saponified olive oil", "sodium olivate" o "potassium olivate"; entonces hemos de tener claro que SI esta hecho con sosa o potasa. Pero que a pesar de estar elaborado con sosa NO nos va a quemar ni irritar la piel.

Si en la lista no pone nada de "saponified", "sodium", "potassium" o glicerina; entonces NO es un jabón. Es un detergente.